Si pestañeas, ¡te lo pierdes!

No os perdáis como las cartas aparecen y se desvanecen en la punta de mis dedos.

Elegancia y delicadeza en cada una de las cartas que aparecen y se desvanecen en la punta de mis dedos, el asombro se adueña del público, sin que haya una explicación posible.